22 de Octubre de 2018

De interés

Medio año de vidas en pausa: el dolor de los familiares de la tripulación del ARA San Juan

15 de Mayo de 2018

Reclamos y tristeza. Qué dicen las familias de los submarinistas, a seis meses de su desaparición. En tanto, desde el Gobierno ratifican que están haciendo "lo posible" por encontrar el submarino.

ARA San Juan

Volver a verlos. Esa es la esperanza que les queda a los familiares de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan , cuya desaparición hoy cumple seis meses. Sedientos de verdad y cansados de incertidumbre, su único deseo es saber qué pasó. Para muchos de ellos, la expectativa se deposita en la contratación de una empresa para encarar la búsqueda.

En gran parte de sus discursos prevalece la crítica y el reclamo a las autoridades. "Si hay culpables, que paguen", dice María Victoria Morales, madre del tripulante Luis Esteban García, y añade: "Queremos llegar a la verdad".

En tanto, desde el Gobierno ratifican que están haciendo "lo posible" por encontrar el submarino y mencionan como uno de sus mayores esfuerzos el avance de la licitación de alguna de las nueve compañías candidatas para seguir con la búsqueda.

"Que la búsqueda siga hasta las últimas consecuencias", pide Francisca Soria, mamá del tripulante David Melián. Entre lágrimas, cuenta que su hijo hizo la carrera en un lugar "muy humilde". Se quiebra al recordar que "siempre navegó y volvió, pero esta vez no pudo".

No hace falta escucharlos para percibir el dolor de las familias, aunque al hablar lo ilustran con total claridad. Así lo hace la madre del suboficial García, quien cuenta que, a pesar de vivir frente al mar, "al principio no podía ni mirarlo". Hoy se anima a contemplarlo con la esperanza de que sus lágrimas lleguen hasta él. Exige, al menos, poder enterrarlo: "Yo quiero elegir la tumba de mi hijo, no me digan que será el mar".

Esperanza. Algunos más desencantados que otros, en sus discursos nunca falta la palabra "esperanza". Ya sea porque de a poco la perdieron, o porque a esta altura es lo único que les queda. Tal es el caso de Alberto Espinoza, jujeño, papá de Franco, uno de los 44: "Pedimos y esperamos que se los encuentre. Que se encuentre al submarino y, si es posible, recuperemos a nuestros hijos".

Angustia, impotencia y desesperación son las palabras que usa Juan Aramayo para explicar lo vivido durante estos seis meses sin noticias sobre Dante, su hijo. " El Gobierno no ha colaborado mucho", sentencia junto a su mujer.

"Yo lo sigo esperando", se convence Andrea Mereles, esposa del suboficial Alfaro Rodríguez, y agrega: "Esto es desesperante". Además, se manifiesta "disconforme" con el Gobierno por haber esperado de diciembre hasta ahora para avanzar con la contratación de alguna empresa que lleve a cabo la búsqueda.

Vidas pausadas. Marcela Moyano extraña todos los días a su marido, Hernán Rodríguez. Sobre todo a la noche y los fines de semana, cuando pasaban más tiempo juntos. "Nuestra vida sigue pausada y el dolor aumenta cada vez más", describe. A su vez, exige que busquen a su esposo, lo encuentren y le expliquen lo que pasó. "No puedo hacer un duelo sin una prueba", concluye.

A veces no es solo la esperanza la que permite seguir adelante, sino la fe. Tal es el ejemplo de Marcela Chezarreta, mamá del suboficial segundo Luis Leiva, que en diálogo con este medio hasta leyó un fragmento de un texto religioso. Reflexiona y comparte que su hijo quizás "partió al cielo", sin embargo, está tranquila porque "el hombre falla, pero Dios no falla jamás".

Fuente: La Nación

×

Comentario de los Lectores

PuntaNoticias.com.ar no se responsabiliza sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. PuntaNoticias se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina. Queremos abrir una fuente de expresión para que cada lector pueda exponer su opinión siempre y cuando no agravie ni falte a las ordenanzas vigentes.