19 de Noviembre de 2019

POLICIAL

Facilitación de la prostitución: confirman la pena a un futbolista y puede quedar detenido

4 de Noviembre de 2019

Gabriel Ianni fue condenado a 5 años y medio de prisión por el delito descubierto en nuestra ciudad, en un bar llamado “Tako´s”, en la primera cuadra de calle Rivadavia. La Cámara Penal también ordenó investigar a empleados de la Municipalidad de Coronel Rosales, por deficiencias en los controles. También, a otros dos sujetos que serían integrantes de la Armada.

Facilitación de la prostitución: confirman la pena a un futbolista y puede quedar detenido

El futbolista Gabriel Ianni, condenado por facilitación y explotación de la prostitución, podría volver a quedar detenido luego de que la Cámara Penal de Bahía Blanca confirmara hoy la pena que se le impusiera en primera instancia, a 5 años y medio de prisión.

El juez en lo Correccional Gabriel Rojas, en un principio, lo había absuelto, aunque la Sala II de la Cámara revocó ese fallo y Rojas -a partir de la resolución del superior- debió imponerle una sanción,que ahora ratificó la Sala I del cuerpo de alzada.

De esta manera, el jugador de Bella Vista (ex Rosario Puerto Belgrano, entre otros) podría volver a quedar entre rejas si la Suprema Corte de Justicia bonaerense ratifica la decisión, que en este tipo de casos suele resolver en corto tiempo.

A Ianni se le imputa, entre el 1 de junio de 2014 y el 15 de marzo de 2015, haber facilitado y explotado económicamente la prostitución de 9 mujeres en el bar denominado Tako's, situado en la primera cuadra de la calle Rivadavia.

En el juicio que había terminado con su absolución, el futbolista se desligó de los cargos al declarar que había adquirido ese local con la intención de instalar un restaurante y expendio de pastas, acordando con el dueño que siguiera trabajando la persona que estaba hasta ese momento.

"Cuestionable credibilidad". De todas maneras, para la justicia la versión de Ianni presentó "diversas inconsistencias y una cuestionable credibilidad al ser contrastada con el resto de la prueba".

En este sentido, valoraron que la habilitación municipal del local a nombre del acusado se dio el 1 de junio de 2014 y que el contrato de locación tenía fecha del 27 de diciembre de 2013.

"De esos documentos puede inferirse razonablemente una vinculación del nombrado con el establecimiento en el que se constató, efectivamente, el desarrollo de actividades ilícitas vinculadas a la facilitación y explotación económica de la prostitución de mujeres mayores de edad", sostuvieron los camaristas.

Por otra parte, el encargado de Tako's, Sebastián Velázquez -ya condenado como partícipe- tenía en la agenda de su teléfono el número de Ianni.

Además, durante el allanamiento donde se constató la presencia de mujeres -varias extranjeras- ejerciendo la prostitución, se encontró un sobre con la letra "G" y 2.000 pesos en efectivo en su interior y una hoja con la inscripción "Gabriel".

Sin control. Por otra parte, la Sala I de la Cámara, integrada en este caso por los jueces Gustavo Barbieri, Pablo Martín Poggetto y Adrián Angulo -estos dos últimos de Mar del Plata- dispuso que la fiscalía investigue a Raúl Tuli, Mario Giulieti y Gustavo Malatesta, empleados de la Municipalidad de Coronel Rosales que constataron -en el marco del expediente de habilitación del local- que en el "bar" había reservados, pero igualmente lo dejaron funcionar.

Además, pidieron que se investigue a Cristian Emanuel Acha y Fernando Raúl Giménez, lavacopas y encargado de la barra y que podrían tener vinculación con los delitos.

En ambos casos se envió oficio a la Armada Argentina, ya que ambos cumplirían funciones en esa fuerza.

 

 

 

 

 

Fuente: La Nueva

×

Comentario de los Lectores

PuntaNoticias.com.ar no se responsabiliza sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. PuntaNoticias se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina. Queremos abrir una fuente de expresión para que cada lector pueda exponer su opinión siempre y cuando no agravie ni falte a las ordenanzas vigentes.