PUNTA ALTA
20 de Septiembre de 2020

INTERÉS

Hoy se conmemora el 112º aniversario de Puerto Rosales

15 de Septiembre de 2020

La fecha conmemora el día en que fue sancionada la ley N° 5574, que concesionó las obras portuarias y su posterior explotación al ingeniero Abel Pagnard.

Hoy se conmemora el 112º aniversario de Puerto Rosales

Hoy 15 de septiembre, se cumplen 112 años del puerto comercial de Punta Alta, Puerto Rosales.

En esa fecha fue elegida porque en ese día de 1908 fue aprobada la ley Nº 5574, por la que se concesionaba al ingeniero francés Abel Julien Pagnard el derecho de construir y explotar un puerto en las proximidades de Arroyo Pareja.

Pagnard era un ingeniero con vasta experiencia en la construcción portuaria y ex empleado de la Casa Hersent, una de las principales empresas de mundo en el ramo. Con ella había participado de las reformas de los puertos de Burdeos y Amberes y fue su representante en las obras iniciadas en Rosario. En carácter de tal llegó a la Argentina en 1902, hasta que en 1905 renunció a Hersent y comenzó a trabajar para el Estado nacional.

En su carácter de empleado del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, Pagnard fue conciente de la necesidad de Argentina de construir puertos en su vasto litoral marítimo, política impulsada por el presidente Manuel Quintana. Así, confeccionó los planos de un proyecto portuario de gran escala que posteriormente sirvió de base para obtener su concesión.

El sitio, las aguas de Puerto Belgrano, fue elegido por sus inmejorables condiciones para albergar un puerto de gran porte: gran profundidad natural, excelente abrigo contra tormentas, proximidad de la entrada de la bahía y del mar abierto.

El diseño de Pagnard era una terminal portuaria cerealera que sería la mayor de su tipo en América del Sur. Además de sus cinco mil metros útiles de muelles, tendría dos grandes diques de carena, usina propia, vías férreas, medios de elevación, grandes galpones de depósito y un revolucionario sistema de exclusas que lo harían independiente de las grandes fluctuaciones de marea típicas de la zona y lo mantendría operativo en todo tiempo.

La magnitud del proyecto hizo que Pagnard buscara socios capaces de financiar la obra. A principios de 1912 quedó constituida en París la Compañía del Puerto Comercial de Bahía Blanca (Puerto Belgrano), responsable del capital y de la construcción en Arroyo Pareja. La conformaban importantes bancos de inversión y empresas constructoras y de provisión de materiales.

Las obras comenzaron de inmediato, llegando a ocupar un millar de trabajadores. Este movimiento de personas y las ingentes sumas de dinero que se invirtieron, fueron para Punta Alta un aliciente para consolidar su economía en esos años iniciales.

La ciudad en ese entonces, presentaba un perfil productivo muy diferente al actual. No sólo era una población naval, dependiente del Puerto Militar y del empleo público. En ella a lo largo de la primera década del siglo XX grandes empresas privadas

Punta Alta formó parte del sistema de la compañía británica del Ferrocarril del Sud desde 1898, que integró la ciudad a su vasta red que abarcaba casi la totalidad de la provincia de Buenos Aires.

Pero la impronta más grande la marcaron las empresas francesas: el Ferrocarril Rosario-Puerto Belgrano, que se construyó entre 1906 y 1910 unía a Rosario con Punta Alta. A él perteneció la concesión para construir su muelle comercial en el antepuerto del Puerto Militar: el Muelle C (llamado en ese entonces “Muelle de la Francesa”) y que fue puesto en servicio en 1911. Fue cedido al Estado casi de inmediato por la compañía ferroviaria, quien lo encontraba muy chico para sus propósitos. Además, por ese entonces el Rosario-Puerto Belgrano ya miraba hacia Arroyo Pareja, que prometía una mejor y más eficiente salida al mar de los productos agrícolas de la zona trasportados por el ferrocarril francés.

Todas estas inversiones, y principalmente Arroyo Pareja, señalaron un perfil de ciudad completamente disímil al que tradicionalmente se piensa al analizar los orígenes y consolidación de Punta Alta. Para 1914, aproximadamente un quinto del total de inversiones francesas en la Argentina se concentraban en la ciudad, lo cual denota el caudal del capital colocado en ella. Por lo tanto, el PBI puntaltense de ese entonces (esto es el total de la producción de bienes y servicios de demanda final) estaba conformado por un 50% de aporte del sector privado. Esta circunstancia hacía que la sociedad fuera en extremo dinámica y por eso mismo en constante cambio, fuertemente insertada en el mercado mundial y con parte de su prosperidad atada a los vaivenes globales. Por eso la Primera Guerra Mundial (1914-1918), que afectó fundamentalmente a Francia, fue una suerte de bisagra que comprometió seriamente la economía local. Sin embargo, pese a que la contienda dejó al puerto a medio construir, no por eso sus muelles estuvieron inactivos. En las décadas del ’20 y hasta la Segunda Guerra Mundial, Arroyo Pareja concentraba un volumen considerable de carga de cereales; a tal punto que empresas como Bunge y Born y Dreyfuss invirtieron y mejoraron sus instalaciones.

El puerto comercial de Arroyo Pareja (que en 1948 por decreto presidencial, cambiaría su nombre a Puerto Rosales) fue y es parte integral de la economía puntaltense. Como tal, impone que la comunidad rosaleña mire al mar como una fuente genuina de riqueza, bienestar y desarrollo.

 

 

 

Fuente: Archivo Histórico Municipal

 

PuntaNoticias.com.ar no se responsabiliza sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. PuntaNoticias se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina. Queremos abrir una fuente de expresión para que cada lector pueda exponer su opinión siempre y cuando no agravie ni falte a las ordenanzas vigentes.