PUNTA ALTA
29 de Mayo de 2024

INTERÉS

Sandro Álvarez y sus lecturas de Roberto Arlt

17 de Abril de 2024

“Fue una increíble revelación adolescente y una de las voces más representativas de la prosa hispanoamericana de comienzos del siglo XX de la que nunca más me pude despegar”, expresó el escritor puntaltense sobre el cuentista y novelista autor del clásico “Aguafuertes porteñas”, entre otros.

Sandro Álvarez y sus lecturas de Roberto Arlt

Después de haber leído mucho de la introspectiva literaria de David Viñas, me llegó a las manos una obra titulada “Cuentos completos” donde el mismo Viñas había escrito el postfacio. El libro era de Roberto Arlt.

Así fue que me adentré en esa obra por mera curiosidad y terminé devorando una a una, las historias que se presentaban ante mis ojos. Fue una increíble revelación adolescente y una de las voces más representativas de la prosa hispanoamericana de comienzos del siglo XX de la que nunca más me pude despegar.

Al abocarme en la lectura de uno de los cuentos policiales, descubrí uno publicado alrededor de 1940, “El crimen casi perfecto” que fue el cuento que más me sedujo de Arlt. Un asesinato cometido por alguien que nunca había conocido a la víctima, no tiene antecedentes penales, no se roba nada, y no le dice a nadie, puede ser un crimen perfecto. Me atrevo a decir que en su lenguaje discursivo, Arlt, asume la función de narrar pero no es protagonista de la historia sino que un personaje secundario. Me fascinaba (y aún me fascina) esa carga de angustia y violencia de sus escritos que trato de llevar a los míos.

Como dije, a Arlt lo conocí por sus cuentos en esta obra que me habían prestado y que me costó devolver. Aunque, al poco tiempo, me hice de mi propio ejemplar en la librería del barrio. Ya había conocido a Roberto Arlt cuentista y no tardé mucho en sumergirme en el mundo del Roberto Arlt novelista.

Con unos pesos ahorrados, me hice de “El juguete rabioso”, una novela extraordinaria por la que este escritor se había hecho conocido y en la que narra la vida del joven Silvio Astier. Un adolescente de 14 años del barrio Flores de Buenos Aires que sueña hacer una fortuna como bandido. Y yo que cursaba en ese tiempo el secundario en Caballito, me sentía en el mismo barrio del que Arlt me estaba hablando. Entiendo que al seguir cada línea redactada a través de Astier, me cuenta que la transgresión resulta ser la única forma de superar una existencia dolorosa y vacía, marcada por la exclusión. Y pienso que son pocos los escritores argentinos que, como Roberto Arlt, obtuvieron desde sus primeras publicaciones y hasta hoy el reconocimiento del público.

La otra novela que adquirí y que terminó de convencerme de mi amor hacia la literatura de este excéntrico escritor, fue “Los siete locos”. Sus personajes suelen ser idealistas y hasta marxistas, como en el caso del personaje del Astrólogo. Indagar el mundo de Erdosain me transportó hacia la maravilla y el misterio de la creación personal. Fue el libro que instó (en cierta manera) muchos de mis escritos.

Arlt

“El juguete rabioso”, “Los siete locos”, “Los lanzallamas” y su última novela, “El amor brujo”; son las novelas de Arlt que leí de punta a punta y al día de hoy debo reconocer, que todavía me debo la lectura de “El criador de gorilas” y “Viaje terrible”.

Así como los cuentos completos, también tengo alguno de los cuatro volúmenes de “Teatro completo”, que contiene además de un ensayo de mi amado y mencionado David Viñas, obras como “Trescientos millones” y “La isla desierta”. Recuerdo que en 1997, he presenciado en el Teatro Cervantes de Buenos Aires, la puesta en escena de “Los siete locos” con Manuel Callau como Erdosain. Y aunque la obra fue maravillosa, me preguntaba porque adaptar una novela cuando Arlt tenía tantas obras de teatro publicadas.

Después de un tiempo descubrí que la compilación de su trabajo periodístico publicado en el diario El Mundo, se encuentra reunido en dos libros, uno titulado “Aguafuertes porteñas” y que no tardaré en adquirirlo porque estoy seguro que colmará mis expectativas y el otro titulado “Tratado de la delincuencia”, donde también se explaya con más de mil artículos periodísticos policiales publicados en el mismo diario.

A la distancia, pienso que me aferré a la obra de Roberto Arlt porque siempre retrató la miseria humana y los paisajes sombríos y descuidados de la Buenos Aires de aquellos tiempos. Su literatura, siempre fue inspiración y actuó como disparador para mi creación narrativa. Mi inspiración poética, tomó un curso diferente en lo que refiere a lecturas y escrituras referenciales.

 

 

 

 

 

Por Sandro Álvarez

PuntaNoticias.com.ar no se responsabiliza sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. PuntaNoticias se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina. Queremos abrir una fuente de expresión para que cada lector pueda exponer su opinión siempre y cuando no agravie ni falte a las ordenanzas vigentes.