14 de July de 2020

POLICIAL

La Policía Comunal reiteró recomendaciones sobre cómo actuar ante un secuestro virtual

13 de Febrero de 2020

“No brinde ningún dato o información a la persona que lo está llamando, sobre ningún otro miembro de su familia, y menos aún sobre familiares que estuvieran ausentes en ese momento”, es una de las sugerencias.

La Policía Comunal reiteró recomendaciones sobre cómo actuar ante un secuestro virtual

Desde la Policía Comunal se difundieron pautas para que la población evite hechos delictivos conocidos como “el cuento del tío” o a través de secuestros virtuales y transacciones bancarias.

El secuestro virtual es una forma de secuestro extorsivo. Inicia con la llamada de un delincuente a una víctima elegida al azar para informar sobre el secuestro de un familiar, exigiendo el pago de un rescate a una cuenta bancaria abierta al efecto, o compra de tarjetas de teléfono celular, bajo amenaza de matar al rehén si alguien llama a la Policía.

Extorsión telefónica y fraude telefónico. La extorsión telefónica consiste en amenazar con secuestrar o dañar a algún pariente si no deposita cierta cantidad de dinero en una cuenta de banco que es abierta únicamente para la transacción y es cancelada tan pronto se haya concluido la misma.

Fraudes de premios. El fraude telefónico es aquel en el que notifica al "ganador" que ha sido acreedor de un premio, otorgado por alguna "empresa telefónica" y que para poder reclamar el premio, el "ganador" debe comprar tarjetas de celular y darle los números de las mismas al que nos está llamando

Operatoria. Cuando la extorsión se comete desde la cárcel, la comunicación se efectúa de teléfonos públicos ubicados en los pabellones.

La técnica. "Hola, llamo desde una empresa de emergencias médicas. Tenemos a un familiar suyo herido en un accidente. Está inconsciente. ¿Sabe quién puede ser?", inmediatamente la victima da un nombre. Por lo general llaman en horarios de la mañana y la tarde, que es cuando algún integrante siempre falta: si es adulto, porque está trabajando; si es menor, está estudiando. Hubo casos de llamadas los fines de semana a la noche cuando los jóvenes suelen estar fuera de casa en boliches o fiestas.

La extorsión. Los delincuentes exigen que el pago de dinero se realice en pocas horas e insisten a las víctimas que no digan nada a la Policía.

Consejos.

• Generalmente estas personas se hacen pasar por policías, inspectores municipales o médicos.

• No brinde ningún dato o información a la persona que lo está llamando, sobre ningún otro miembro de su familia, y menos aún sobre familiares que estuvieran ausentes en ese momento.

• Pida un teléfono fijo (NO celular) de contacto de la presunta empresa o institución desde la cual le están llamando para poder chequear la información.

• Si el llamado procede desde un teléfono público ubicado en la cárcel, en muchos países esta circunstancia es informada por un mensaje automático previo. Rechace la comunicación si no tiene personas conocidas alojadas en una cárcel.

• No agende en su celular números con la palabra "mami" o "papi". Ponga nombres y evitará problemas en caso de que extravíe o le roben el celular.

Si recibe un llamado extorsivo.

• Corte la llamada: tenga presente que en caso de accidentes la Policía informa personalmente.

• Mantenga la calma y comuníquese rápidamente al 101 (emergencia policial) dando cuenta de los pormenores del hecho. Personal policial le puede ofrecer asesoramiento y contención adecuada.

• Tome contacto con el familiar que no está en la casa y que supuestamente está "secuestrado".

• Formule la denuncia en la unidad policial o judicial de su zona. La extorsión es un delito. Su deber como ciudadano es denunciarlo.

Los extorsionadores se hacen pasar por personal policial o médico que llamaban, supuestamente, para avisar que un familiar había tenido un accidente. Cuando la persona entraba en el engaño, surgían las amenazas y el pedido de pago de un rescate (dinero y joyas).

El extorsionador se aprovecha de la vulnerabilidad que produce en la gente un llamado con supuestas noticias trágicas y en un horario en que las personas no están muy lúcidas.

Recomendaciones.

Cortar la llamada

Son dos las modalidades más usadas: Una de ellas es fingir ser personal médico o policial que llama para avisar sobre un supuesto accidente de un familiar. Otra es poner al teléfono a una persona llorando que se hace pasar por el familiar presuntamente secuestrado.

Apenas escuchen que le dicen que llaman desde tal o cual comisaría u hospital, corten. No permita que lleguen al momento de la amenaza. Ni la policía ni los médicos hacen esos llamados en la vida real, van a sus domicilios o contactese con la policía para saber si ocurrió un accidente.

El teléfono fijo figura en los directorios, por eso es el que usan los delincuentes para los secuestros virtuales.

Las personas tienen que estar tranquilas: no están recibiendo un llamado personalizado. Estos llamados son al voleo. Los delincuentes eligen números de la guía de zonas donde hay un poder adquisitivo bueno y llaman. La información con la que cuentan es el nombre y apellido y la dirección. Es esencial no brindarles más datos.

Es fundamental que las personas no respondan a las preguntas del delincuente. Que no den datos concretos sobre su situación familiar, ni quienes viven en la casa o quienes están en otro lado.

En general, a través del engaño, los delincuentes logran sacarle a la persona que atendió el llamado el nombre de un ser querido. Por ejemplo, le dicen: “Tenemos a su hijo”. Y la persona, tal vez medio dormida, pregunta: “¿A Martín?. Con ese dato el delincuente tiene todo lo que necesita para extorsionar a la gente". Y sugiere: "Si uno tiene la lucidez suficiente en ese momento puede intentar darles un nombre falso. Si el delincuente contesta que sí, que esa es la persona secuestrada, se desmantela el engaño y ahí pueden cortar la llamada con tranquilidad".

Contactar al supuesto secuestrado.

La forma clásica que tiene el delincuente de asegurarse que el extorsionado siga el juego es amenazarlo con dañar al falso secuestrado si corta la llamada.

Aunque no nos animemos a cortar la llamada, si tenemos celular, hay que intentar ubicar al ser querido que los delincuentes dicen que secuestraron.

Contáctese con el familiar no esperar hasta que el delincuente haga una amenaza. Apenas reciba un llamado extraño como estos, si le dicen que le pasó algo a su hijo, llame a todos sus hijos. No le siga la conversación al delincuente. Cuando el extorsionador que hizo la llamada logró generarle a la otra persona la creencia de que tiene secuestrado a un familiar, el siguiente paso va a ser la amenaza. Van a pedirle que les deje cierta cantidad de dinero, joyas, objetos de valor en una bolsa en alguna esquina cercana a su casa. En estos casos siempre haga la denuncia.

 

 

 

 

 

Fuente: Policía Comunal Coronel Rosales

×

Comentario de los Lectores

PuntaNoticias.com.ar no se responsabiliza sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. PuntaNoticias se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina. Queremos abrir una fuente de expresión para que cada lector pueda exponer su opinión siempre y cuando no agravie ni falte a las ordenanzas vigentes.